Artesanias de Colombia - Artesanías de Colombia

Moriche

Nombres comunes:

Aguaje y burití (Amazonas); canangucha, cananguche y canangucho (Amazonas, Caquetá, Guaviare y Putumayo); mirita y mirití (Amazonas y Vaupés), moriche (Amazonas, Llanos Orientales y toda la Orinoquia); muriche (Casanare y Guainía), murito (Amazonas) y canangucha y palma canangucha (Putumayo).
Nombres indígenas: bache y chonuya (Amazonas); eú, uj (Nukak); igne-e, inéhe y iñee (Miraña); inoho y inóho (Muiname); itewí (Yucuna); k+mena (= "árbol calambre", una palma); k+nere (un palmar) (Huitoto); konta (Andoque); milla-inoho (Muinane); nain y nei (Cubeo); ne (Tatuyo); non y ñou (Puinave); tebidda (Curripaco) y tema (Ticuna).

Descripción

Palma muy corpulenta, con un tallo columnar de hasta 30 m de alto y 60 cm de diámetro, coronado por 8 a 20 enormes hojas palmeadas y de aspecto redondeado, de hasta 2.5 m de largo y 4.5 m de ancho, sostenidas por largos pecíolos y divididas casi hasta la base en 120 a 236 segmentos dispuestos en varios planos, los más largos de 2 m de longitud y 5 cm de ancho. Las inflorescencias nacen entre las hojas y son erguidas, pero con ramas colgantes de cerca de un metro de largo, que llevan numerosas flores de un solo sexo (el moriche es dioico, es decir, hay palmas masculinas y palmas femeninas). Cada palma produce numerosos frutos alargados, elípticos o casi esféricos, de hasta 7 cm de largo y 5 cm de diámetro, cubiertos con escamas brillantes, de color rojo-anaranjado oscuro a café-rojizo en la madurez. La pulpa es anaranjada, carnosa y aceitosa, de agradable sabor, y las semillas son alargadas a casi esféricas y de color café.

Distribución geográfica yecológica

El moriche se encuentra ampliamente distribuido en toda la Amazonia y la Orinoquia de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, las Guyanas, Brasil y Bolivia. Forma extensos palmares homogéneos en áreas pantanosas e inundadas de la Arnazonia y en los bosques de galería, a lo largo de los ríos y sabanas de la Orinoquia y es considerada quizás la palma más abundante del trópico americano.

Los morichales, cananguchales o aguajales son de enorme importancia ecológica por ser eficientes formado res de suelo y facilitadores de la sucesión del bosque de tierra firme (González 1987), y por la enorme producción de frutos que sirven de alimento para la fauna silvestre, entre la que se encuentran mamíferos como el pecarí (Tayassu tajacu), el venado (Maroma americana), la lapa (Agouti paca) y el tapir (Tapirus terrestres), junto con numerosas aves grandes. Además, varias especies de vertebrados utilizan los morichales como un sitio importante para su ciclo de vida (González 1987, Urrego 1987).

Partes utilizadas de la planta

Fibras extraídas de las hojas jovenes antes de expandirse (cogollos).

Productos artesanales

Hamacas, chinchorros, sombreros, bolsos, mochilas, bandejas, canastos, manillas, fruteros y paneras.

Antecedentes del oficio

El uso de los cogollos del moriche como fuente de fibras para la obtención de cuerdas para amarres y tejidos en artículos de uso cotidiano, como los chinchorros y las mochilas, hace parte de la tradición ancestral de los grupos indígenas que conviven con el moriche en la Amazonia y Orinoquia (Spruce 1971). Sin embargo, hay poca información disponible sobre el manejo y proceso de este recurso en Colombia. Desde hace algunos años la producción de artesanías con base en las fibras del moriche está en creciente expansión, principalmente en algunas comunidades de la Orinoquia colombiana.

Aprovechamiento y transformación del recurso

Aunque no hay una buena documentación disponible sobre la extracción y el proceso de las fibras de moriche para Colombia, se sabe que la extracción se realiza directamente de las poblaciones naturales y que cuando las palmas son altas, estas son derribadas para cortar los cogollos. Los cogollos se llevan a la casa, se agitan para desplegar y luego desprender los segmentos. A cada segmento se le retira la cutícula y la vena principal; las tiras que quedan son partidas longitudinalmente en tiras más angostas, que luego se cocinan en agua y se ponen a secar al sol. Usualmente se utilizan las fibras con el color natural, pero con alguna frecuencia y en algunos sitios, se utilizan tintes naturales, principalmente bija (Bixa orellana) y huito (Genipa americana). Para terminar el proceso, las fibras se tuercen o trenzan (con las manos o sobre una pierna), hasta formar cordeles largos, con los que finalmente se hace el tejido.

El tejido que se utiliza para hacer los canastos y las bandejas es el de la técnica de rollo con tejido en espiral (semejante al que se utiliza para los canastos de güérregue), el cual es realizado por las mujeres. Para las hamacas, chinchorros, mochilas y manillas, se utiliza la técnica de anudado, similar a la que se emplea para el tejido del cumare. Las hamacas y chinchorros son tejidos por los hombres, mientras que las mochilas y las manillas son tejidas por las mujeres.

Aspectos socioeconómicos y comerciales

El comercio de artesanías elaboradas con moriche es aún bastante incipiente en Colombia. La producción y comercialización se hace, en su mayor parte, a una escala muy local, con ventas esporádicas y de poco impacto en la economía regional. Sin embargo, los datos que pudimos extractar de las estadísticas de Artesanías en Colombia sobre la participación de los artesanos y sus productos en la vitrina de Expoartesanías (Artesanías de Colombia 2005, 2006, Base de datos Expoartesanías 2007) indican la participación de cinco grupos de artesanos en las dos últimas ferias (2005 y 2006), provenientes de Puerto Gaitán (Meta), Yopal (Casanare), Cumaribo (Vichada) y Puerto Inírida (Guainía), los cuales participaron con productos elaborados en moriche, junto con otros elementos artesanales, para un total de poco más de 100 indígenas vinculados, en diferentes grados, al oficio artes anal para el abastecimiento en dicha feria.

Información biológica y conservación

Se han realizado varias investigaciones importantes sobre diversos aspectos de la historia de vida del moriche, su crecimiento, dinámica y ecología (González 1987, Urrego 1987, Ervik 1993, Zea 1997). La potencialidad de manejo del moriche y de su inclusión en sistemas agroforestales en la Amazonia es discutida en detalle por Borgtoft Pedersen & Balslev (1990) y por Zea (1997), con base en sus estudios sobre dinámica poblacional de moriche en la Orinoquia colombiana. En su estudio, Zea encontró una producción de cinco a siete hojas por año en palmas adultas (que en sus inicios pueden no tener tronco visible), con el valor más alto para las palmas que tenían de 5.5 a 7 m de alto. En este mismo estudio se evaluó el impacto de cosecha mediante un modelo demográfico y se estableció que una cosecha de hojas controlada (teniendo en cuenta este modelo demográfico), puede permitir un sistema extractivo sin provocar un decrecimiento significativo de las poblaciones de la palma.

Otros usos

Las utilidades que provee el moriche para las comunidades indígenas de la Amazonia y la Orinoquia son innumerables y variadas, a tal punto que el moriche está ligado a la cosmogonía de varias etnias y está presente no sólo en la cotidianidad, sino también en sus mitos y en sus celebraciones (Galeano 1991). Casi todas las partes de la palma se usan en alguna medida, pero el uso más importante se deriva de la pulpa de sus frutos, rica en aceite y nutritiva, la cual
constituye una parte muy importante de la dieta de muchos grupos indígenas, durante la temporada de cosecha. En varias ciudades amazónicas, los frutos son vendidos en los mercados y con ellos se preparan jugos y helados de delicioso sabor. Los frutos también son claves 'en la dieta de la fauna silvestre y por ello los morichales son considerados sitio ideal
para la caza (López et al. 2006). Los troncos tienen numerosos usos, pero el más importante en la Amazonia colombiana es el de sustrato para atraer cucarrones (principalmente Rhynchophorus palmarum) que crían en ellos cuando están en descomposición. Las larvas o chizas son ricas en aceite y proteína y son un bocado exquisito para los indígenas (Galeano 1991). Las hojas, además de ser fuente de fibra, son utilizadas para techar y el palmito es comestible (Borgtoft Pedersen & Balslev 1990). Por ser una especie multipropósito, el moriche ha sido propuesto como una de las especies más importantes para incluir en sistemas agroforestales en la Amazonia y Orinoquia (Borgtoft Pedersen & Balslev 1990).

Fuente: Linares, E. Galeano, G. García, N. Figueroa, Y. (2008) "Fibras vegetales empleadas en artesanías en Colombia" Bogotá, Colombia.
Relacionados: Moriche;


February 24, 2021 - Última actualización: February 24, 2021