Seda

Por Artesanías de Colombia S.A. - CENDAR

Las orugas alcanzan una longitud de tres a cuatro pulgadas, momento en el que se envuelven en un capullo. Éste se seca al sol o mediante un proceso industrial para matar la crisálida que se halla en el interior, antes de que se transforme en mariposa y dañe los filamentos.

Obtención de la materia prima

La obtención del hilo de seda es una labor de especialistas. Los capullos se agregan a una caldera con agua hirviendo para reblandecer la sericina que mantiene unidos los filamentos. Con gran cuidado, se devanan conjuntamente varios filamentos en un aspa para formar un hilo largo y suave.

Cuantos más filamentos sean torcidos juntos, más grueso será el hilo, por tanto la tela resultará más pesada. Así, los chales más finos se tejen con hilo obtenido de la unión de sólo cuatro capullos. La seda cruda y los hilos de bordar se hilan a partir de los filamentos de desperdicio o dañados.

Usos

La seda, por su suavidad y brillantez, es muy apreciada como materia prima para telas suntuosas y de lujo. Resulta my fácil de teñir, tiene unas propiedades de aislamiento sorprendentes y su resistencia es tan grande que se ha utilizado para la fabricación de paracaídas.

Proceso de tinturado

Con tintes naturales

La seda, por ser una fibra proteica, es muy receptiva al tinte natural. Para que el color sea uniforme y se fije bien es necesario que esté libre de suciedad, grasa, sericina o impurezas. Se revisan los amarres o cruces de las madejas de seda, antes de tinturar, los cuales deberán estar amplios, para que no hagan reservas o manchas en las madejas durante la tintorería.

Antes de tinturar las madejas o tejidos de seda, se deben colocar en un recipiente con agua caliente a 80°C, durante media hora, para que la fibra se hidrate y el tinte penetre uniformemente.

Se utilizan hojas, flores, frutos, cortezas, semillas, líquenes, musgos, aserrín y gusanaza; se pican, machacan o licuan según el caso.

Proceso:

  1. Se cuela el tinte (con trapo o colador de tela) que ha hervido por dos horas, pasándolo a otro recipiente.
  2. Se deben usar guantes de algodón y sobre estos los de caucho, para aislar el calor y poder sumergir las manos en el tinte caliente.
  3. Se sacan las madejas o tejidos de seda del agua caliente y se escurren bien.
  4. Se sumergen las madejas o tejidos de seda en el tinte caliente, todos al mismo tiempo. Se agitan o se revuelven suavemente las madejas o tejidos en el tinte y se dejan por diez minutos.
  5. Se prepara el agua con los mordientes.
  6. Se sacan las madejas o tejidos de seda del tinte y se exprimen.
  7. Se reparten los tejidos de seda tinturados en tres grupos (piedra alumbre, sulfato de cobre y sulfato de hierro) y se sumergen respectivamente en los baldes con los mordientes, durante cinco minutos, agitando suavemente.
  8. Se sacan los tejidos de seda de los baldes, se lavan con abundante agua y se exprimen. Si se obtiene el color y tono deseado se colocan a secar las madejas o tejidos de seda, en una vara que puede ser de guadua.

Con colorantes ácidos

Elementos: olla, gramera, un palo liso, recipiente plástico para disolver, pipeta o jeringa, jabón de coco.

Auxiliares: Acido acético, novágeno WLA (igualador), novafixina TUB LIQ (fijador).

Colorantes ácidos: naranja nylantreno, rojo acetácido, verde novácido, burdeos novácido, marino novácido, azul foullo, negro neutricomo.

Procedimiento:

  1. Se coloca a calentar el agua, cuando esta tibia (40 °C), se disuelve el novágeno en la olla y se agita bien con el palo.
  2. A los cinco minutos, se deposita novafixina en la olla y se disuelve agitando con el palo.
  3. En una olla pequeña, se saca agua del baño de tintura anterior y se pone a calentar, se disuelve el colorante completamente y se deja hervir por cinco minutos.
  4. Se incorpora el colorante disuelto en la olla y se agita con el palo repetidas veces para que el colorante y los auxiliares se mezclen bien. Se introducen las madejas de seda, todas al mismo tiempo, en la olla con el baño de tintura y con el palo se mueven suavemente repetidas veces.
  5. A partir que el tinte hierve, se baja la temperatura de cocción a 80°C y se cuentan 45 minutos, con el palo se hacen a un lado las madejas de seda en la olla y se sacan en un recipiente plástico pequeño y se disuelve aquí el ácido acético, se incorpora a la olla de tintorería, cuidando de no depositarlo encima de las madejas porque se pueden manchar.
  6. Se deja actuar por cinco minutos. Se saca nuevamente en el recipiente plástico baño de tintura y se disuelve novafixina. Lo anterior se incorpora  a la olla de tintorería, agitando con el palo. Se deja cocinar por quince minutos.
  7. Transcurrido el tiempo, se sacan las madejas de seda, se dejan enfriar y se lavan con abundante agua.
  8. Por último se exprimen bien las madejas de seda en los brazos con fuerza, de manera repetida. Se sacan a la sombra en un palo de guadua.

En Colombia

Cauca:

En los municipios de Timbío, El Tambo, Piendamó, Morales, Santander y Popayán existen cerca de 120 mujeres campesinas, la mayoría cabeza de familia, que se dedican al oficio de la tejeduría en seda.

Esta actividad surgió como resultado de un proyecto ejecutado con apoyo de coreanos, el cual determinó que las condiciones de clima y calidad de tierra del Cauca eran óptimas para la sericultura y que su desarrollo en la región se convertiría en fuente de trabajo e ingresos.

Entre los productos que elaboran, se incluyen chales, bufandas (en telar horizontal y en técnica de puntillas), blusas, sacos y algunos accesorios elaborados en dos agujas y en crochet, en vivos y variados colores.

Recientemente, los capullos de seda teñidos con colores han llamado la atención a diseñadores colombianos que los han incluido como accesorios en sus creaciones, permitiendo su ingreso espectacular a la moda.

El proceso de producción incluye la cría del gusano de seda, adquirido en Pereira, el cual es alimentado con hojas de morera; pasando por la recolección del capullo, que se clasifica entre primera y cuarta categoría, la devanada manual, el retorcido que determina la calidad del hilo, el desgome y el teñidocon colorantes naturales e industriales; finalmente, el urdido del telar y  el tejido y la permanente innovación en el diseño.

El tejido también se realiza en técnicas de dos agujas o crochet.

Risaralda:

En Risaralda la sericultura es una importante alternativa de sostenimiento para campesinos con pequeñas parcelas de tierra y minifundios (75% de los predios) en la cual se incorpora su mano de obra y la de su familia para el desarrollo del cultivo.

El departamento exporta gusano de seda y material reproductivo desarrollado en el Centro Tecnológico de la Sericultura con amplio reconocimiento internacional. En la planta de Cokosilk, existe una capacidad instalada para el procesamiento industrial de seda cruda de 120 ton/año trabajando sólo un turno.

Las artesanías en seda producidas en Risaralda son reconocidas nacional e internacionalmente por su alto valor estético y calidad. La producción de prendas artesanales de seda fomenta la asociatividad de pequeños artesanos y tiene un alto componente de mujeres cabezas de hogar. Adicional a la utilización en la industria manufacturera, el gusano de seda, tiene aplicaciones médicas.

Contáctenos